miércoles, 2 de noviembre de 2011

DISCIPLINA PROACTIVA


Cómo conseguir una disciplina proactiva


1. Fomentar respeto hacia los padres.

Es fundamental que el niño respete a sus padres, eso fija las bases para su actitud hacia otras personas.
Supongamos que el niño quiere un caramelo, pero su madre se niega a dárselo, entonces se tira al suelo, chilla y grita. Ella afligida le dice:
-Bueno, supongo que uno no te hará mal.
Artículos Relacionados
La disciplina
"Bésame mucho", libro de Carlos González que todo padre debe leer
¿Es bueno un azote a tiempo?
Dicho esto, le da al niño el caramelo. La criatura para de llorar y la escena termina.
No obstante, la lección que el niño aprendió es crucial. La madre le ha enseñando que si reacciona emocionalmente obtendrá dividendos. Desafió al sistema y ganó. Si esa madre da a su hijo lo que él pide cuando haga un berrinche, el niño y, luego el adolescente, se convertirán en tiranos que harán a sus padres esclavos de sus caprichos.
Para fomentar respeto los padres deben evaluar si la respuesta del niño es un desafío a su autoridad paterna o un acto propio de la inmadurez.
Por ejemplo, si Pablo está jugando en el living y pasa a llevar una mesa y quiebra un adorno, o pierde su bicicleta o deja a la intemperie el serrucho, estos son actos de irresponsabilidad infantil, y deben ser tratados como tales.
En ese caso, lo mejor es ayudar a que el niño entienda el valor de lo que ha roto o abandonado. Una forma de dar una lección es, de acuerdo a la edad, hacer que pague lo que ha estropeado, al menos una parte, ya sea asignándole un trabajo, consiguiéndole uno, o descontándole de su mesada, si es que la recibe.
Los casos anteriores no son desafíos a la autoridad paterna. No surgen de una deliberada intención de desobedecer a los padres.
Pero en caso de que un niño se plante frente a uno de sus padres y en tono desafiante diga:
-¡No lo haré!, o, ¡mamá, cállate!
La situación aquí es diferente. Hay que evitar que esa actitud se haga hábito. Algunos recomiendan una nalgada o una zurra. Sin embargo, ese no es un buen camino. Cuando se golpea a un niño se le dan orientaciones confusas. El mismo que abraza también maltrata, lo que crea confusión. Pero lo más importante es la lección que se entrega. Con la violencia se le dice: “cuando estés enojado y nada te resulte, golpear está bien”.
Una disciplina inadecuada, donde los padres se exceden en castigos físicos y morales es tan mala como un ambiente donde no hay disciplina. Es preciso hacer conocer las reglas del juego con mucha antelación. Que no quede ninguna duda sobre lo que es y lo que no es un buen comportamiento.


2. Respetar a los hijos
No se puede exigir respeto si no se da.
Un padre o madre que insulta o golpea a sus hijos pierde su respeto y no tiene derecho a exigir nada.
Respetar implica entender que son individuos con necesidades diferentes y que no pueden ser obligados a violar sus conciencias o actuar por capricho de sus padres.
Un padre que obliga a sus hijos a realizar actividades que son contrarias al buen sentido o no respeta sus gustos personales, o que se mofa por lo que un hijo desea, o no acepta las capacidades de su hijo, tarde o temprano pierde su respeto.


3. Vivir lo que se predica
Los padres que son coherentes, a menudo tienen hijos que los imitan. Cuando eso no ocurre, pierden el respeto de sus hijos, y por lo tanto, cualquier cosa que les digan carece de valor.
Un padre que vive lo que enseña es el mejor educador de sus hijos. Puede con su ejemplo señalar el rumbo a seguir.
Cuando los hijos están confusos acerca del modelo que están recibiendo de sus padres, tienden a tener una niñez y una adolescencia compleja. No así los hijos que pueden sentir que sus padres han sido un buen modelo.
Conclusión
No es fácil ser padre.
Sin embargo, el asunto se torna más complejo cuando los padres pierden el rumbo sobre lo que deben hacer.
No existen resultados automáticos. Siempre la conducta es resultado de un proceso previamente señalado. Como diría el filósofo argentino Jaime Barylko, hay que perderle el miedo a los hijos, porque ser padres es para valientes.Leer más en Suite101: Disciplina proactiva: Cómo educar a niños emocionalmente inteligentes Suite101.net http://miguelangelnunez.suite101.net/disciplina-proactiva-a8071#ixzz1cXqmMKqG

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada